5 abr. 2009

Matías Ibáñez: "Estoy cansado de perder"

El golero aurinegro no encontró palabras para describir este penoso presente aurinegro, pero fue duro y sincero. "Estamos peor que nunca", confesó.

Puerta cerrada para todos. Nadie entraba ni salía. Sólo Julio Escamilla, jefe de la delegación, era la imagen del desconsuelo en el pasillo que conducía a un vestuario de Olimpo silencioso.
Ariel Carli, masajista que reemplazó a Roberto Aldacour, salió para con el objetivo que le abrieran el acceso que comunicaba a la calle, donde esperaba el micro que trasladaría al plantel hacia Bahía Blanca.
Había transcurrido 15 minutos desde la finalización del cotejo. Y, como era de presumir, todos los futbolistas aurinegros salieron en fila india. Algunos, como Walter Gómez, prefirieron no hablar. Otros, como siempre, dieron la cara.
"¿Que querés que te diga? Esto es doloroso, muy molesto", indicó, como pudo, Matías Ibáñez, quien paró su rauda marcha y escuchó las preguntas.
"Perdimos claramente, pero no nos queda otra que seguir poniendo el pecho y trabajar. Voy a ser grosero, pero no veo otra salida que rompernos el o... en la semana para superar este mal trance", señaló.
--¿Estás cansado de ver cómo se cometen los mismos errores?
--Estoy cansado de perder. No hay que mirar atrás, estamos peor que nunca, nos encontramos en el fondo del mar. Hay que salir como sea de este pozo, pese a que en los últimos partidos no tuvimos respuestas futbolísticas.
--Permanecieron bastante tiempo encerrados en el vestuario. ¿Habló mucho De Felippe?
--Habló lo justo y necesario. Estamos todos c..., mejor no seguir machacando, pero de esto habrá que charlar mucho en la semana. No somos un desastre, pero estamos más que mal.
"Lo mejor es no puntualizar errores y que cada uno haga autocrítica, aunque en esto somos todos culpables, no se puede señalar a uno o dos".
--¿Qué pensás vos?
--Que hay que salir como sea de esta situación, que se puede, que todavía tenemos aire. Pero también soy un convencido que, como estamos, es muy difícil que le ganemos algo. Rafaela nos pasó por arriba, aunque en este momento tengo un fastidio bárbaro como para analizar lo que fue el 0-5. No me gusta perder ni a la bolita, me pone como loco que me hagan goles y, si me pongo a sumar, en los últimos tres partidos me comí once.
--Es verdad, cinco con San Martín de San Juan, uno con Almagro y cinco con Atlético.
--De no creer. Me como los dedos. Me quiero enfriar y analizar todo con más detenimiento.

Fuente: La Nueva Provincia

No hay comentarios:

Publicar un comentario