31 oct. 2009

La ilusión aurinegra comienza a tomar altura

Por Jonathan Polizzi

Después de un comienzo un tanto dubitativo, el conjunto dirigido por Omar De Felippe está encontrando regularidad. Uno de los responsables de la levantada es sin duda: Alejandro Darío Delorte.

Olimpo fue el testigo privilegiado del sorprendente progreso que tuvo el Lungo, quien, desorientado, a los 15 años, sin conocer su posición dentro del campo probó como arquero, quien a los 17 años estaba indeciso si seguir con el fútbol o con el básquet, quien a los 20 años llegaba a Olimpo nervioso y sin conocer su potencial. En esa época, ni el más optimista podría haber presagiado todo lo que Delorte le daría a Olimpo y todo lo que Olimpo le daría a Delorte. Defendiendo la Aurinegra hizo goles para todos los gustos: de cabeza, con zurda, con derecha, en el área chica, en el área grande, algunos lindos, otros por oportunista; en la Liga del Sur, en la B Nacional, en Primera. En fin, como sea y donde sea, cada vez que se pone la camiseta de Olimpo, Delorte retribuye la confianza con goles. A nivel profesional jugó en el club más de 130 partidos. Además consiguió un ascenso, es el máximo goleador en Primera división con 30 tantos y siempre que emigro hacia otra institución, termino volviendo a su hogar, no obstante las atractivas propuestas de otros clubes. Sin embargo y a pesar de todo lo narrado el Flaco de 1,99 de altura afirma: “En Olimpo es más la gente que no me quiere que la que me quiere”. Frase fuerte y que resulta difícil de creer, pero la realidad es que el goleador está convencido que son pocos los hinchas que confían en él. No rencoroso, ni fastidioso por este hecho, a los 32 años de edad y en plena vigencia, el Flaco de Cabildo regreso después de tres años, y lo hace con un sólo y único objetivo: ascender. “Los de afuera son siempre mejores que los de acá, nadie es profeta en su tierra, pero no reniego por eso, volví porque esta es mi casa y quiero ascender”

No conforme con este deseo de depositar a Olimpo nuevamente en Primera, el Flaco duplica la apuesta y manifiesta confiado: “Tengo un sueño que es jugar alguna Copa con Olimpo, siempre pienso en eso, creo que en esta cancha se la haríamos difícil a cualquiera”. Ojala Flaco se cumpla tu sueño, así lo disfrutamos todos los hinchas. Por lo pronto, en la B Nacional y lejos de jugar una Copa, jugadas 12 fechas, el oriundo de Cabildo ya nos hizo gritar gol, en tres ocasiones. El último de sus gritos sirvió para vencer a Sportivo Italiano y quedar a un paso de la punta.

La entrevista fue realizada antes del partido de este último sábado. El Flaco nos invitó a su casa, y juntos recordamos dulces y amargos momentos de su carrera futbolística.


Su relación con los hinchas: “No soy un ídolo de Olimpo”


Fuiste a Gimnasia y en una semana la gente ya te ovacionaba más que en todos tus años en Olimpo. ¿Por qué crees que te costó tanto ganarte al hincha de acá?

Es que todavía no me gane a nadie. Soy conciente de eso. Por ahí escucho a la gente que me dice en los asados que soy un ídolo, pero no soy un ídolo de Olimpo. Hay gente que me quiere y gente que no. Y te puedo asegurar que es más la que no me quiere. Pero me mato por los otros, por los que conocen mi historia, por los que tienen memoria. Salí de las inferiores, he puesto la cara en momentos jodidos. En otro club seria más que ídolo.

¿Y por qué crees que se da así?

No se, eso habría que preguntárselo a la gente. Por mi físico puede ser. Siempre los de afuera son mejores, nadie es profeta en su tierra, eso lo tengo claro, pero no reniego por eso, volví porque esta es mi casa y quiero ascender. En otros clubes haciendo mucho menos he sido valorado mucho más. Pero después la gente termina aplaudiendo a los de acá.

¿Al momento de salir a la cancha te genera mayor motivación este hecho? Digo, para callar algunas voces.

No, solamente pienso en la gente que me quiere, los que me conocen. Por ahí me meto en los foros de Olimpo y leo que me dicen que soy mercenario.

Pero con este retorno, ¿no crees que te terminaste de ganar a la mayoría de los hinchas?

No. ¿Vos viste que en todos los partidos se coree mi nombre? Si a los 5 minutos que entre contra Ferro ya había gente que me estaba puteando. Entonces me tengo que reír.

Entonces: ¿Por qué volves, si tuviste ofertas de otros clubes mucho mas atractivas en cuanto a lo económico?

Por mi tranquilidad, en el club me siento como en mi casa. Me da esa tranquilidad de entrar al vestuario y sentir que ahí, hay parte de mi vida. Estar cerca de mi familia, los amigos.

¿Sabias que en Primera división sos el máximo goleador de la historia de Olimpo con 30 goles?

Sí.

¿Esto te genera algo o lo ves como un simple y frío dato estadístico?

Es algo lindo que uno tiene, pero quiero seguir haciendo goles, para eso vine, para subir a Primera y seguir metiéndola. Por eso me agarro las amarguras que me agarro cuando no ganamos.

Te cuento que tengo un sueño desde hace mucho, y ojala que lo pueda lograr: jugar una Copa con Olimpo, siempre lo pienso, creo que de local se la haríamos difícil a todos. Y lo comprobé cuando me tocó vivirlo en Argentino Juniors, llegamos a las semis por la cancha. Imagínate a un equipo brasilero acá, si se les complica a los argentinos.

¿De todos tus goles, sin importar la categoría, cuales son los que mas recordas?

Muchísimos. En el debut, que se va Tempesta y llega Echaniz y me manda a debutar siendo séptimo delantero y termino haciendo un gol. Otro fue contra Quilmes en el año del ascenso con Alfaro. El que sirvió para salvarnos del descenso contra Racing. Pero los que lamentablemente más me acuerdo son los que no sirvieron para nada, los más amargados, los de la promoción con Belgrano.

¿El top tres, de recuerdos con la camiseta de Olimpo?

El ascenso, mi debut en Primera con Lanús y el que mas tengo presente lamentablemente es el desagradable: el descenso. Eso me quedó grabado para siempre, ese vestuario, esa amargura que pase, fue horrible.

¿Te consideras famoso a nivel nacional? Por ejemplo si Delorte va paseando por la avenida 9 de julio, la gente se frena a saludarlo.

Se me reconoce mas afuera que acá. Cuando voy a cenar a La Plata generalmente no pago. Voy a comer acá y me cobran el doble (risas). Cuando salgo a bailar hago la cola, pago la entrada, en Buenos Aires es normal que me hagan pasar directamente. Como te dije, nadie es profeta en su tierra.

Gracias al fútbol que situación viviste que no la podías creer.

Los programas de tele. Estar sentado con gente que mirabas, y de repente estar ahí como uno más. Cuando estaba en Gimnasia Fantino me llamo dos veces en menos de dos semanas porque la había pasado re bien conmigo, decía que era un personaje. De tan bien que la pasamos en el programa, terminamos llamando a mis amigos de Bahía. Me c… de risa con Ever.

Algo que me queda pendiente es conocer a Diego. Cuando fui a Argentino pense que lo iba a ver, por ahí tuve la posibilidad de conocer a los padres, pero no a él.

Además me toco compartir habitación con el Mono (Navarro montoya), tener charlas con él hasta altas horas de la madrugada fue un placer. También con el Mago Cápria, Paolo Montero, un tipo que las vivió todas con el fútbol. Siempre me acerque a esa gente, me lleve bien con esos tipos. Y tenerlos de amigos, cuando hace 8 años atrás ni pensaba jugar al fútbol, es algo increíble.


Derrota con Belgrano y descenso: “Lo perdimos porque se planteo mal”


¿Qué pasó realmente en la Promoción, eran muy superiores al rival, lo apabullaron en el primer tiempo en Córdoba e increíblemente se les termina escapando? ¿Motivo?

Porque se planteo mal.

¿Desde lo táctico?

Sí. Se pensó que porque habíamos hecho un gran campeonato íbamos a pasarlo por arriba. Y había que jugarlo con el cuchillo entre los dientes. Esos partidos son finales, y uno que estaba en Primera tenia más para perder.

Se cuestionó la falta de actitud por parte de Benítez y Maggiolo. ¿Vos que estuviste en ese vestuario crees que menospreciaron el partido?

Son colegas. No voy a ponerme a hablar de eso. Creo que todos los jugadores cuando entran a la cancha tratan de dejar todo. A nadie le gusta irse al descenso. Pero también creo que había que jugarlo con otra predisposición, son finales. Lo que se juega es demasiado, es el sueldo del que trabaja en el club, es la ilusión del hincha. El jugador se va a otro club y listo, pero los que quedan son los que mas lo sufren.

Corre un rumor de que había un arreglo entre los clubes. Olimpo perdía para que Córdoba tenga al menos una plaza en Primera, pero se haría todo lo posible para que la recuperase Bahía al año siguiente. ¿Qué sentís cuando escuchas esto?

Bronca, porque soy de acá y después de ese partido salgo a la calle, y escuchar a t… que decían que me vendí, con lo que sufrí por la derrota… es feo. Y encima se agrando todo mucho mas porque se dio así. Al otro año Olimpo ascendió. Pero sería imposible que el presidente decida perder tanta plata que da la Primera para pasar a ganar dos mangos. Aparte ahora en Córdoba no hay ninguna plaza. Pero bueno, son rumores, Bahía es una ciudad chica y cuando se largan estas cosas va como un rayo y después no las podes parar.


Club x club: “Irme a Venezuela fue lo peor que pude haber hecho en mi carrera”


Gimnasia de La Plata: Ahí empecé a madurar como jugador porque era un destete de Bahía Blanca, un destete de Olimpo. Lamentablemente se nos escapó el título por nosotros, por nuestra inexperiencia y porque el que estaba atrás era Boca.

¿Por qué el hincha de Gimnasia te tomo cariño de entrada?

Uh… eso fue re loco. Llego un lunes a la noche a La Plata, y a las 5 de la madrugada viajo a Pinamar para hacer la pretemporada. Hago la revisión médica, voy a entrenar y en la primera que toco, hago un gol. En el diario hicieron una historia enorme que yo había viajado no se cuantos kilómetros y ya había hecho un gol. El miércoles volvemos a Estancia Chica, partido con All Boys, primera pelota que toco, gol. El sábado presentan al equipo y otra vez hice un lindo gol. Con la dimensión que le dio el diario, más que en La Plata en los amistosos había más de 6 mil personas, hizo que la gente me tome cariño de entrada. No había arrancado el campeonato y ya estaban coreando mi nombre. Cuando volví a jugar con Olimpo al otro año tuve un recibimiento espectacular. Tuma (medico del plantel de Olimpo) siempre me dice que lo sorprendió mucho el recibimiento.

Peñarol: Vestir otra vez la Aurinegra me llevó a los orígenes de Olimpo, fue un orgullo. Siempre digo que haber jugado un Peñarol, Nacional fue de lo más lindo que me pasó en el fútbol, es un recuerdo que me va a quedar para siempre en la cabeza. Por lo que se vive en las tribunas, por el escenario y porque me toco hacer el gol del 2 a 1. La hinchada de Peñarol es lo más parecido a la de Boca.

No fue un gran paso, pero salimos segundos, y yo dentro de todo cumplí. Por ahí me queda la espina que me podría haber quedado 6 meses más. Ya me había adaptado al equipo, al club, a la ciudad, pero por presión de mi representante me fui. Y me arrepiento porque con el tiempo te vas dando cuenta que a los representantes lo único que les importa es la plata.

Brescia (Italia): Cuando estas afuera necesitas la confianza del técnico y no la tuve. En realidad si en un principio, porque quien me llama es el entrenador, estaba convencido de mis condiciones. Imagínate que llegue un domingo y ya quería que al otro fin de semana debutara. Y tuve tanta mala leche que el transfer me tardo tres semanas y en ese interin lo echan. Después vino un tipo que no me conocía.

Argeninos Jrs: Buen recuerdo. Tuve partidazos, ahí la gente se dio cuenta que era un jugador que podía estar Primera. Con el partido contra Boca termine de confirmar que estaba para jugar.

Aris Salónica FC (Grecia): Fui por un antojo de la dirigencia, hacia ya un tiempo que me querían. Me quedé con una bronca bárbara porque hice goles en los amistosos, cuando juegue el clásico de la ciudad fui una de las figuras, pero parece que no era del gusto del entrenador. Estaba convencido que podía jugar en el futbol griego, pero no me dieron la chance, aguante lo que mas pude pero llego un momento que dije basta.

Deportivo Táchira: Mejor olvidarlo rápido, irme a Venezuela fue lo peor que pude haber hecho en mi carrera. Cuando estaba en Grecia recibía todo el tiempo ofertas de clubes de Argentina pero decidí quedarme aguantando, pero al ver que el tiempo pasaba y no me ponían me terminé yendo. Y después me entre a desesperar porque el tiempo pasaba y no conseguía club, no salía nada. Salió esto del Táchira y me sedujo jugar Copa Libertadores en el mismo grupo que Boca. Uno a la distancia dice que Venezuela ha mejorado mucho, pero cuando vivís ahí te das cuenta que no es así. Una anécdota, jugando Copa se me mancha la camiseta con sangre. Primero no tenían algodón para la nariz y después no tenían otra camiseta, así que no pude volver. Ahí te resumo lo que es el de allá. Los mismos venezolanos reconocen que la selección es un paraíso al lado del fútbol local.

¿Y en cuanto a la vida social? ¿Cómo te llevaste con la política de Chávez?

Es un país muy inseguro. A mi me toco estar en San Cristóbal que es una de las ciudades mas antichavistas, me toco escuchar ese lado de la campana. Es una dictadura lo que hace el tipo, los medios que hablan mal de el los levanta, es muy autoritario. Pero nosotros me parece que vamos por el mismo camino.


La familia, Cabildo y su infancia


Contame algo de tu familia.

Que te puedo decir… son todos de Cabildo, mi viejo es Raúl, mi vieja Norma. Tengo dos hermanas: María Alejandra y María Carolina. Y tengo una sobrina, Mora.

¿Ya sos tío?

Si, hace 5 años, fue una bendición que haya nacido. Ya estábamos todos grandes y había un vacío y su llegada fue una luz para todos.

¿Para cuando Ale papa?

Ahora estoy soltero, pero es un sueño ser padre. Por el momento no se me cruza por la cabeza, pero si en un tiempo.

¿Antecedentes futbolisitcos en tu familia?

No mas que mi tio y mi viejo que jugaron en Pacifico de Cabildo, y han jugado en la Liga de la Sierra. No han pasado mas que de la Liga del Sur.

Ádemas de vos, ¿hay algun futbolista de Cabildo que haya llegado lejos?

No, es un pueblo chico, habran quedado 2 mil habitantes. Como digo siempre, ojala que a tras de lo mio incentive a los pibes de alla, para que con sacrificio, esfuerzo y una cuota de suerte, puedan conseguir algo con el futbol.

Igualmente jugaste muy poco en Cabildo.

Si, algo. Arranque a los 15 años en Pacifico, como arquero, y tuve debut y despedida. Me comi como 25 goles. Hacia bsáquet tambien.

En ese entonces, ¿te sentias mas jugador de básquet o de futbol?

En el básquet era como en el: trabajador, luchador, priorizaba mas la parte defensiva, bajaba muchos rebotes. Era rápido para la altura que tenia. Iba y venia a la velocidad de los bases.

Realmente te gusta mas el fútbol que el básquet o en realidad elegiste uno sobre el otro por tus condiciones

El fútbol me gusta mas. Jugue al basquet por mis condiciones fisicas, por la cercania a Bahia Blanca, la misma gente casi que te obliga a jugar al básquet. Pero era demasiado sacrificio, me venia a entrenar a dedo, tenia 13 años nada mas, se me hacia muy complicado.

¿En que clubes jugaste?

Estudiantes y despues en Liniers.

¿El no haber echo inferiores, crees que todavia te puede llegar a perjudicar?

Si, obvio, si hubiera arrancado de chico otra hubiera sido la historia.


¿Que pensas de...?


Mauro Laspada:Un amigo, fue el que me encamino como profesional.

Omar Labruna: Un tecnico que se equivoco en un momento importante.

El Chino Benitez: Un compañero, gran jugador.

Jorge Ledo: El nico presidente capaz de llevar a Olimpo a Primera. Una persona muy capaz, alguien que hizo crecer al club.

Los hinchas de Villa Mitre: Respeto, pero estan muy lejos de los de Olimpo.

Los hinchas de Olimpo: Respeto, y agradecimiento para la gente que me ha apoyado siempre, y me ha demostrado su cariño. Y aprovecho para hacerle un pedido a la gente: tenemos que estar todos unidos, todos juntos. Hay momentos que se va a jugar mal y otros bien, pero necesitamos el apoyo del hincha.


Las 7 picantes


1) ¿Alguna vez le diste plata a un barrabrava?

Sí en decisiones grupales, por mi cuenta nunca.

2) ¿Tu peor entrenador?

Trato de sacarles algo a todos. Pero me quedo con una frase de Darío Tempesta que se la dijo al presidente: “El flaco es un diamante en bruto pero yo no tengo tiempo para pulirlo”. Eso me quedo grabado (risas). Si no tiene tiempo el que es el entrenador quien lo va a tener.

3) ¿Si tuvieses la posibilidad de eliminar a alguien ligado al fútbol quién sería?

Son un mal necesario, pero eliminaría a los representantes. Con los que tuve, nunca genere una relación de confianza, siempre pense que estaban por la plata y a la larga me lo terminaron demostrando.

4) ¿Tuviste relaciones sexuales en las horas previas a comenzar un partido?

Sí.

5) ¿Simulaste alguna dolencia para no jugar?

Siempre quiero estar.

6) ¿Probaste marihuana alguna vez?

Nunca.

7) ¿Alguna vez fuiste a entrenar sin dormir?

Varias.


Más Aurinegro que ninguno: Alejandro Delorte lleva los colores amarillo y negros impregnados en su piel. Es que además de jugar en Olimpo vistió otras tres camisetas con esos gloriosos colores. Peñarol, Arias Salónica y Deportivo Táchira. “Tengo un imán con el Aurinegro”, dice el Lungo de Cabildo.

2 comentarios:

  1. Diego Monte Hermoso!1 de noviembre de 2009, 12:32

    sos idolo flaco!

    ResponderEliminar
  2. deloooorte delooooorte delooooorte
    que golazo que metiste el vierns flaco queridoooo
    Los de Siempre

    ResponderEliminar