8 mar. 2010

ENTREVISTA A OMAR DE FELIPPE



1 kilo y dos pancitos... De Felippe

Tras una mala campaña, un 18 de Marzo del 2009 Daniel Florit dejaba de ser el entrenador de Olimpo. La comisión directiva encabezada por Jorge Ledo tuvo que resolver rápidamente su reemplazante. Y para los momentos en donde el fierro está caliente, nada mejor que un viejo conocido. Cuando apareció su nombre, Omar De Felippe, muchos no conocían de su existencia y menos aun de su pasado aurinegro. Pero vaya que lo tuvo... y fue en diferentes facetas. Primero llegó como futbolista, con la casaca número cinco en su espalda. Emigró hacia otras instituciones (Cristal Caldas de Colombia, Arsenal, Villa Mitre) y finalmente retornó al equipo bahiense, en donde culminó su carrera. En esa época Olimpo era un polvorín, en quiebra y al borde de la desaparición. Luego de siete años regresaría, pero en otra función y en una situación totalmente diferente, ya que Olimpo recientemente había ascendido a la primera división (2002) y estaba viviendo un presente inimaginable. Su cargo fue el de ayudante de campo, junto a Julio Cesar Flacioni. Después de cumplir el objetivo de dejar al aurinegro en la máxima división, en el 2003 deciden irse a Banfield. Estuvo trabajando a la par de Falcioni, hasta el mes de marzo del 2009, fecha en que sonó su teléfono y Ledo le ofreció el puesto de entrenador, el cual se encontraba vacante. El barco al que había que subirse no era fácil. El plantel tenia muchos problemas internos, los cuales se reflejaban en los resultados deportivos. Pero sabia que era su oportunidad y decidió asumir los riesgos. “Jorge no me dejo muchas opciones, era ahora o nunca” Expresó De Felippe recordando su charla telefónica con Ledo. Hoy luego de 10 meses, el objetivo de Omar es depositar a Olimpo donde lo había dejado por última vez: la primera división.”El plantel está, las ganas están, restan 14 fechas que van a ser determinantes”.

En la mañana lluviosa del día jueves, minutos antes que Omar se disponga a programar el último entrenamiento antes de enfrentar a Aldosivi, el entrenador se sentó a nuestro lado, para narrarnos algunas anécdotas de su vida, además, claro, de este presente. La entrevista fue realizada en uno de los vestuarios del Carminatti.

Cuando van 24 juegos y se obtuvieron 42 unidades. ¿Cuál es el balance?
Bueno. Estoy conforme con el plantel, estoy contento con la convivencia. Sabemos que no es fácil, es un torneo complicado. El plantel está, las ganas están, restan 14 fechas que van a ser determinantes.
¿Lo que mas te gusta de este equipo?
La personalidad. El ir a cualquier cancha y que el equipo demuestre lo que tiene, sin importar el rival.
¿A quien le das el premio a la revelación?
No te puedo decir un nombre. A tenido y tiene buenos momentos Rolle; Vega, Brum, el Tato Mosset de entrada. Tombolini por ahí tuvo la desgracia de cometer dos errores en la primera parte, pero en los últimos partidos a demostrado la solvencia que el equipo necesita.
Recién me mencionabas las complicaciones que tuvo Tombolini en un momento del certamen. ¿En ese tiempo se te apareció Ibañez en la cabeza?
No. Si tendría que evaluar a todos por uno o dos errores tendría que meter cambios todas las semanas. El problema es que el error del arquero es gol.
Se está sintiendo y sufriendo nuevamente la falta de gol. ¿Tenes pensado hacer variantes?
Probablemente haya algún tipo de cambio estos días. Hay jugadores que no les toca jugar y están muy bien. Siempre lo importante es generar, nosotros lo estamos haciendo. A pesar de que uno este tranquilo, no dejo de pensar en eso.
¿Como ves el nivel de la categoría?
Muy parejo. Cada uno tiene sus argumentos, diferentes, pero todos tienen virtudes. Si miras la tabla vas a ver que hay 10 equipos que están ahí.
Si fueses un espectador imparcial, ¿por qué equipo pagas una entrada?
All boys... y me quedo ahí.
¿San Martín de San Juan?
No. Vos me decís para ver como espectador. Lo de San Juan es admirable, pero por la efectividad que ha tenido, pero no es tan visto. Respeto mucho a San Martín, pero me gusta mas el juego de All Boys.
¿Si firmas un papel en donde Olimpo se adjudica automáticamente la posibilidad de ir a promoción, pero pierde la chance del ascenso directo, ¿firmarías?
Uno quiere intentar estar entre los que ascienden directamente. Si no nos alcanza iremos a pelear la promoción.
¿Te pusiste a pensar que es factible que ante un posible cruce de promoción, si es que se llega a esa instancia, puede ser con: Racing, Rosario Central o Gimnasia?
Hoy no porque falta muchísimo. Se lo que son esos clubes, pero trato de ahorrar el tiempo y en vez de pensar en ellos, pienso en Aldosivi hoy, y el viernes a la noche en Quilmes. Si me empiezo a maquinar desde el vamos lo que nos puede llegar a tocar, me vuelvo loco.
Cada vez que televisan a Olimpo o en programas radiales del ascenso, se suele elogiar mucho a este equipo. ¿Qué te provoca?
No lo tengo demasiado en cuenta. Si tengo en cuenta que la prensa de Bahía no lo tomó en cuenta nunca a Olimpo. En el partido contra Deportivo Merlo, el de la primera rueda, creamos infinidad de situaciones. Hablando con Felipe De La Riva (entrenador de Deportivo Merlo) y la gente que gerencia al club, me reconocían que fuimos superiores, y que tuvimos muchos chances. Además de lo que no nos cobraron... pero de esas cosas no hablan, nadie hace referencia, prefieren hablar de la falta de gol y no de todo lo que generamos. La falta de gol, la falta de gol, la falta de gol y pa pa pa. Y en Buenos Aires siempre nos elogian.
¿Por qué te parece que es así?
Es lo que me cuesta entender.
¿Sos un entrenador exigente?
Demasiado por ahí. Encontrar el equilibrio es un lo mejor, pero es complicado. Me crié en la escuela de Julio, nos encontramos dos tipos que estamos en todas, y él me potenció todavía mas todo eso.
Te alejaste de Julio justo en el mejor momento, te perdiste el campeonato
Ja. Y bueno, esto es así, nosotros sabíamos que iba a pasar.
¿Y por qué fue el año pasado el momento, y no antes o después?
Estuvimos un año sin trabajo. Apareció lo de Banfield, y ya nos habíamos sentado a charlar. Hacia horas que me había ido de la casa de Julio, cuando me llama Ledo y me contó lo que había pasado con Dany (Florit) y me dijo que me necesitaba ya. No me dejo muchas opciones era ahora o nunca. Entonces habl con mi hermano que era la persona que me iba acompañar. Sabia que iba a ser dificil, porque Olimpo no estaba bien, fueron unos días de sufrimiento importantes, porque me sirvieron para ir formandome. Aparte un ayudante de campo no le van a ofrecer Boca o River, hay que arrancar con algo complicado, y así fue.
¿Plantel difícil con el que te tocó lidiar la anterior temporada?
No. La situación era difícil, no los jugadores. Siempre remarco lo agradecido que le estuve a esos chicos porque fue mi primera vez como técnico en el profesionalismo, y si bien la situación era delicado, se portaron muy bien. También teníamos mala fortuna, las pelotas que se suelen ir afuera por poco, o pegar en el travesaño, terminaban adentro, todas terminaban en gol. Y contra eso no se puede hacer nada, mas que agachar la cabeza y seguir laburando.

  • Su experiencia en la guerra

En diciembre de 1981, Omar De Felippe fue dado de baja en el servicio militar y se disponía a seguir con su vida normalmente. Siempre con el fútbol como pasión, esperaba el debut en la Primera de Huracán, club en el que había realizado todas las inferiores. Pero el país tenía otros planes con él. Una madrugada llegó un soldado a su casa y le comunicó a Rosa (mama de Omar) que su hijo estaba citado para ir a las Malvinas. Estuvo 70 días en el medio de una guerra, literalmente. Luego de semejante vivencia pasaron 6 años sin que comente el tema.

¿Cuanto influyó en tu carrera futbolística el hecho de haber tenido que ir a las Malvinas?
Mucho. Uno la está luchando para ganarse un contrato en el fútbol profesional, y de repente aparece esto. A mi me agarra haciendo la Cuarta, Tercera en Huracán, y es ahí donde se define si te quedas o te vas.
¿Podías negarte y decir no voy?
No, que se yo. Uno era muy inconsciente, muy nacionalista. No reniego de haber ido pero eso entorpeció mi carrera. Primero haciendo el servicio y después Malvinas.
¿Volverías a ir?
¿Ahora?, y sí puede ser, pero no se de que forma. No serviría.
¿Cuál fue tu rol en la guerra?
Era apuntador de ametralladora. Estaba en la compañía A del Regimiento 3 de la Tablada.
¿Tuviste un episodio cercano a la muerte?
Sí, varios.
Los que vivieron en carne propia un guerra, dicen que las imágenes de ese horror se te presentan toda tu vida. ¿Realmente es así?
Si, es una gran verdad. Pero también es depende como uno se lo toma. Siempre dije que a mi el fútbol me salvo la vida. Me permitió reinsertarme en la sociedad. Todos los ex combatientes necesitábamos descargar, y estar con un grupo de 30 personas, me permitió desahogarme.
En la actualidad el tema Malvinas está resurgiendo. ¿Seguís la información de cerca?
Sí, algo, es por el tema del petroleo. Volvemos siempre a lo mismo: Gran Bretaña nunca va a reconocer que las Malvinas son argentinas. Y mientras sigan usufructuando algo que no es de ellos, es como si nos estarían robando.
Al margen de Malvinas: ¿Que opinas de la guerra?
Queda claro que no tendría que existir. Habría que gastar la plata en otra cosa, mas que en armamento. La guerra es lo peor, se ven muchas coas imposibles de describir, es algo que nada me lo puede justificar.
Cortitas y al pie

¿Cuál es la mayor mentira del fútbol?
No se diferenciar una. Tal vez haya muchas, es como todos los ámbitos, como cualquier trabajo en donde hay muchas presiones en juego. Pero como siempre digo: lo mas noble siguen siendo los jugadores.
¿El mayor papelón?
Pase muchísimos. Por ahí el que me hizo sentir muy mal fue el de la expulsión con Quilmes, en esa discusión con Barraza. Estaba muy caliente, pero son cosas que como entrenador no me puedo permitir.
¿Tu peor decisión?
Fue como futbolista: haberme ido a Mar del Plata. Había jugado toda una rueda de titular en Huracán y cuando Manuel Guerra me dijo que iba a traer un refuerzo en esa posición, no me gusto y me fui a Peñarol.
¿La mejor hinchada?
Para mi, hoy, la de Olimpo; porque uno ve que los pibes estuvieron alentando en el momento que la cosa estaba mal. Venían con bronca, pero venian. Es bueno que la gente venga. Al menos para expresar la bronca, eso es importante. Lo peor es cuando la gente no viene. A este grupo lo primero que les dije, es que ellos son los responsables de volver a traer la gente a la cancha.
¿Tu espejo como entrenador?
Julio (Falcioni). Despues hay otros, como Bielsa. Lo sigo mucho a el. De lo que es el trabajo y el convencimiento al jugador, es de lo mejor. Y son muy pocos los que hablan mal de Marcelo.
¿Lo mas difícil de ser entrenador?
Lo que te marcaba que hace bien Bielsa: convencer al jugador. También es difícil decir quien juega y quien no. Desde el punta de vista humana se hace complicado, no tanto en lo deportivo, desde lo emotivo. Por eso siempre les aclaro a mis jugadores: no tengo mala intención pero tenemos que discriminar entre los que están bien, de los que están peor. Si los que estaban peor, vuelven a su nivel, ya saben que no me tiembla el pulso. Vuelven a la cancha.
¿Algún jugador que te gustaría dirigir?
Hoy me preocupo por los que estoy. Eso no indica que no me este fijando quien esta rindiendo bien en la B Nacional o Primera. Uno siempre sueña con estar en Primera con Olimpo y traer los mejores jugadores. Pero no me gusta proyectarme demasiado, por eso trato de no soñar.

Las 6 picantes

1. ¿El jugador mas indisciplinado?
¡Ja! Muchos... mejor dejalo ahí... con buena onda lo digo, que no se mal interprete.
2. ¿Tu peor entrenador?
No se si fue el peor, pero me acuerdo que Antonio Dacorso en Huracán, cuando el club era un quilombo me tiro: `Que jugador sos vos De Felippe, lastima que no puedo ponerte`, ja ja, increíble pero real. Me quede tildado un par de horas pensando quien le dijo que no me ponga. ¿Por qué no me podía poner? Ves, eso es lo que nunca le voy a decir a un jugador mio.
3. En tus tiempos como futbolista: ¿fuiste a entrenar sin dormir?
No. Muy raro que haga algo así. Tal vez he ido durmiendo poco, pero nada de nada, nunca. Siempre me cuide, desde inferiores. No se si fue una virtud o un defecto, en el sentido que perdí parte de la vida, la juventud. Pero era algo en lo que creia, y ahora vivo por y para el fútbol.
4. ¿Intentaron sobornarte alguna vez?
No
5. ¿A que club no iras a dirigir aunque te hagan un contrato millonario?
No, ninguno. Probablemente tenga cerrada la puerta de un club, pero de ellos hacia mi. Yo no cierro ninguna.
6. ¿A que personaje ligado al fútbol, te gustaría eliminar?
A los que le hacen mal. No me alcanzarían los dedos de la mano para nombrartelos. (después de unos minutos) Ah, te acordás que me preguntabas que le hacia mal al fútbol, Botineras por ejemplo. Algo de verdad puede que haya, pero exageran. Acá no hay nada de eso.

Ping pong
Película = “Un domingo cualquiera”=
Libro=Alguno de auto-ayuda=
Político=Peron, por la personalidad
Programa de TV=Cualquiera que sea de fútbol=


No hay comentarios:

Publicar un comentario