5 may. 2010

NACIONAL B // OLIMPO 0 - SAN MARTIN (T) 0

Bienvenidos a la Primera División

Por Francisco Giordano

A tres fechas de la finalización del campeonato, la ilusión con que habíamos arrancado la temporada se hizo realidad.
El empate entre Instituto y Defensa y Justicia liquidó la cosa y el equipo de Omar De Felippe se transformó en ganador del ascenso directo minutos antes de jugar su partido.
El Roberto Carminatti estalló cuando el resultado se conoció y los 16.000 hinchas presentes comenzaron con un festejo que duró todo el partido y prosiguió después en las calles con una alegría que sólo la da un ascenso a la máxima división del fútbol argentino.
-
En este contexto de fiesta y alegría, donde la primera división ya estaba asegurada cualquiera sea el resultado, los jugadores del Aurinegro no tuvieron la misma concentración y lucidez que venían demostrando en estos últimos partidos donde cosecharon siete victorias consecutivas.
El elenco visitante con la intención de arruinar la fiesta o lograr un digno triunfo ante el futuro campeón, se tomó el partido como una final y no regaló absolutamente nada.
Así salió un partido parejo, donde Olimpo tuvo chances para ganar pero también tuvo distracciones groseras para perder.
Sin jugar bien pero con pinceladas de buen fútbol, el Aurinegro iba a tener un par de chances claras de gol en la primera etapa.
La más clara de todas no fue gol por centímetros, cuando Delorte metió en el área con su cabeza un centro pasado de Vega y Zalazar dio un frentazo de gol que el caño horizontal le impidió convertir. Dos cabezazos en el área no fueron gol por muy poquito y el partido siguió igualado en cero.
La máxima emoción del primer tiempo, en un partido que no pasaba mucho y las equivocaciones en el local se daban una atrás de otra, ocurrió cuando en el minuto 28 Alvarez desperdició un penal para San Martín, luego de que Baliño le cobrara una mano a Scheffer dentro del área grande. El goleador de San Martín le pegó con bronca y le dio tan fuerte que su disparo pasó lejos del caño horizontal.
Terminó la primera etapa y el aire a ascenso directo que se respiraba en Bahía era demostrado en las tribunas con una fiesta de primera.
-
En el complemento el partido iba a continuar por la misma senda aunque con el correr de los minutos el equipo recién ascendido iba aduerñarse de la pelota y las chances más claras.
Pensando en ganar el campeonato, Omar De Felippe se tiró totalamente a buscar una victoria, mandando mucha gente al ataque y con cambios 100% ofensivos (ingresaron Rolle, Concistre y Gómez).
Con más insistencia que buen juego acorraló al tucumano contra su arco y tuvo algunas chances relativamente claras para conseguir la victoria. La más nítida de todas ocurrió tras un corner pasado que cayó en los pies de Mosset y el líbero pateó de primera, pasando su remate a centímetros del horizontal.
A los 31 minutos Baliño sancionó penal a favor de Olimpo, al advertir uno de los tantos agarrones que la defensa rival había llevado a cabo ante Delorte durante todo el partido.
El Enano Goleador se hizo cargo de la pena máxima, pero el arquero de San Martín adivinó el destino de la pelota y frenó el remate tras tirarse hacia su derecha.
La victoria no pudo completar el festejo pero cuando se logra un ascenso a primera división no hay nada que pueda opacar semejante hazaña.
-
En el año de su centenario, Olimpo conquistó por tercera vez en su historia el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino y va a soplar las 100 velas jugando el torneo de los mejores 20 equipos de nuestro país.
La fiesta en el estadio fue fabulosa. El negro y amarillo de los globos, banderas de palo, camisetas y vengalas de humo, vistieron de gala al Roberto Carminatti para festejar el ascenso.
Mientras los jugadores precalentaban, los hinchas demostraban su alegría cantando y agradeciendo a los jugadores todo lo hecho.
Cuando el empate de Instituto llegó a los oídos de los hinchas, la alegría invadió el estadio de la Avenida Colón y la fiesta comenzó en las tribunas.
Espectacular recepción al equipo y después cuando el partido llegó a su fin, un festejo sin invasión de la gente al campo de juego, donde los jugadores recorrieron los 4 lados del Roberto Carminatti, tirando camisetas a los hinchas y cantando cara a cara los cánticos elegidos.
Para finalizar con los festejos, frente a la sede social del club miles de hinchas se reunieron y con bombos y vengalas festejaron en el centro de la ciudad.
Hacia allí se dirigieron los jugadores pasadas las 20:00 y en un balcón del edificio Aurinegro volvieron a cantar y festejar el ascenso logrado. La fiesta era total, al compás de los bombos los hinchas saltaban y cantaban junto a sus jugadres, incluso el Bocha Santín prendió una vengala en el balcón, luego de que los hinchas se la pasaran.
Media hora después los jugadores se marcharon aunque los hinchas permanecieron un rato más dando rienda suelta a una alegría que sólo ellos conocen en Bahía.
El más grande del sur argentino volvió a dar la nota y en Agosto de este año arrancará por sexta vez una nueva temporada en la primera división del fútbol argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario